¡Qué serios los muchachos de #yosoy132!

Aquí una intro a mi artículo en la revista “Consideraciones” 

El movimiento #yosoy132 debe de mantener su carácter lúdico para mantener su inercia–si no lo hace, su fuerza se perderá en discursos formuláicos e institucionales.

#yosoy132 debe de resistir el ser categorizado como “un nuevo 68”, una  “Primavera Mexicana”, un “Occupy Wall Street-México” y en general como cualquier cosa que lo reduzca a otras. Lo que movilizó a las personas en primera instancia no fue la similitud con otros movimientos sino un sentimiento de profundo desprecio, causado por un video, y la subsecuente creatividad con la que los jóvenes respondieron a la “censura”.

Es cierto que el movimiento #yosoy132 es parte de un fenómeno global–el de la movilización por medio de las redes sociales–sin embargo, reducirlo a esto significa ignorar que el movimiento sucede en contextos discursivos que son muy diferentes a los de Estados Unidos o Egipto. La gran diferencia es que #yosoy132 busca tener influencia en una esfera pública en particular: la mexicana. Como tal, el movimiento se gesta en un campo de fuerza muy específico.

 

Pueden leer más aquí: http://revistaconsideraciones.com/2012/06/08/que-serios-los-muchachos-de-yosoy132/

Advertisements
View All